Quesería El Gazul se cocinó en la mente de un joven con mucha ilusión y sobre todo con muchas ganas de trabajar,  con muchas ganas de mantener una tradición familiar, pero sin perder el norte embarcándose en proyectos titánicos, entregándose en cuerpo y alma a su trabajo, pasito a pasito, sin prisas pero sin pausas, inicialmente buscando la mejor materia prima, seleccionando meticulosamente el ganado que es la raíz del producto. Este importantísimo paso dio lugar a un no menos importante esfuerzo en conseguir la receta perfecta, para conseguir un producto de la más alta calidad, invirtiendo en ello miles y miles de horas de trabajo incesante. En este sacrificado camino la QUESERÍA EL GAZUL tomo forma, incorporando progresivamente un gran equipo de trabajadores y trabajadoras que cada día hace que este proyecto esta idea-ilusión hoy sea una realidad, una realidad que pasito a pasito día a día va ampliando sus fronteras, conquistando los paladares más exigentes, reflejados estos en todos y cada uno de los premios tanto a nivel nacional como internacional que ya hemos conseguido.